Cómo ser ecológico al limpiar la casa

limpiar ecologicoSi eres de los que está cansado de utilizar un líquido diferente para limpiar cada cosa y quieres ser más ecológico cuando limpias el baño, aquí te damos una serie de consejos a tener en cuenta:

1. Usa trapos reutilizables. En lugar de las de papel desechable o las que duran solamente un par de semanas y deben ser tiradas a la basura. Las de algodón se pueden lavar y reutilizar varias veces.
2. Fabrica tu propio desinfectante. Utiliza aceites esenciales biológicos de romero, eucalipto, lavanda, salvia y tomillo en agua. Así dejas de usar químicos que contaminan y evitas la generación de residuos plásticos.
3. Envases grandes y con la etiqueta ecológica. Si aún así, necesitas algún producto de aseo, que sea ecológico y en un envase grande. Cada vez que compras productos de aseo si son envases pequeños, ésto se traduce en más residuos. Compra de una vez el más grande que encuentres y a ser posible rellénalo cuando se acabe su contenido.
4. Desengrasante casero. No ahogues tu cocina con potentes detergentes desengrasantes, ya que son tóxicos para el medio ambiente. Primero intenta con una mezcla sencilla de bicarbonato de soda y sal. Éstos, combinados, son un potente desengrasante.
5. Olores. En lugar de comprar ambientadores o polvos antiolor para la cubeta de la basura, solamente espolvorea un puñado de sal dentro. Ésta neutraliza olores.
6. Límpiate las manos con sal. Si tus manos huelen a pescado o a cebolla y te las quieres lavar no acudas al lavamanos y al jabón. Disuelve sal en agua tibia y enjuágate.
7. Té para un suelo brillante. Si tienes parquet y lo quieres limpiar, pon dos bolsas de té en agua caliente y enfríalas también con agua. Con un mocho bien escurrido, puedes limpiar el parquet de madera.
8. Para las ventanas. En lugar de usar limpiacristales con amoniaco, un químico que daña la vida vegetal, usa jabón y agua inicialmente y luego repasa con una solución de una parte de vinagre por cuatro de agua, con un trapo. También te recomendamos el accesorio opcional limpia cristales de Hyla GST.
9. Descalcificador natural. No utilices para el baño limpiadores que contienen químicos dañinos para el medio ambiente, cuando llegan a él por medio de la tubería. El vinagre es un excelente substituto.

Consejos para limpiar el dormitorio infantil

En este caso, para limpiar el dormitorio infantil y a diferencia del resto de habitaciones, debes ordenar y limpiar los juguetes también. Para ello te recomendamos que limpies con un detergente neutro, a ser posible ecológico, en agua. También recomendamos lavar los peluches en la lavadora. De este modo, haremos desaparecer el polvo acumulado. Te será muy útil una bayeta ecológica humedecida para las estanterías. Aspira cortinas, alfombras y rincones con el aspirador Hyla GST para dejar la habitación libre de ácaros.

limpiar habitacion infantil

Una vez tengas los juguetes limpios, aprovecha para clasificarlos y darles una ubicación. Si cada objeto tiene su sitio, será más fácil recolocarlo después de su uso. Agrupa las piezas pequeñas en cajitas y decide con tu hijo o hija que es lo que hay dentro de cada una de ellas. De este modo lograrás implicarlo/a en el proceso de orden y limpieza de su habitación. Puede facilitar la tarea nombrar las cajas, con etiquetas que haga él/ella mismmo/a. Llega a un acuerdo para donar juguetes que ya no use y deshaceos o transformad el uso de aquellos que a priori parezca que ya no se pueden aprovechar.

Por último piensa que quién pasa más tiempo en el dormitorio es tu hijo o hija, y que por lo tanto debe estar ordenado, los objetos han de estar a su alcance y deben tener un fácil acceso. Cuanto más limpio y libre se vea, más a gusto se sentirá y más espacio para la creatividad.

¿Cuál es el país más verde del mundo?

Según el Environmental Performance Index (EPI) que analiza y asesora a los países sobre cómo protegen el medio ambiente y por consiguiente a su población, el país más verde del mundo es Suiza.

país más verde del mundo

Este ranking analiza a 178 países con datos de nueve categorías, desde la calidad del aire, hasta estado de los bosques y de la salud marina, usando 20 indicadores en total.

Los países mejor evaluados fueron:

1. Suiza
2. Luxemburgo
3. Singapur
4. República Checa

España se encuentra en séptimo lugar. De los 20 mejores países evaluados, 18 están en Europa. Canadá está en el puesto 24,  Japón en el 26 y Estados Unidos, en cambio, en el puesto 33.

Las nuevas potencias económicas como China (en el puesto 118) e India (en el 155), tendrán que tener la protección del medio ambiente como desafío urgente a tener en cuenta.  Otras como Rusia y Brasil están en el 73 y 77 respectivamente.

Los países menos respetuosos con la Naturaleza son Afganistán, Lesoto, Haití, Mali y Somalía. A nivel global está empeorando la calidad del aire y la sobreexplotación pesquera.

Suiza es el primero debido principalmente a su buena calificación en la vitalidad de su ecosistema y salud medioambiental, especialmente por su biodiversidad y protección del hábitat natural y control de la contaminación en el aire.

En otros años, Suiza ya aparecía entre los primeros lugares del ranking y la verdad es que sus políticas medioambientales vienen destacando hace tiempo dentro de los países europeos.

De hecho, esta tradición comenzó en 1914, cuando el país creó el Alpine Park, el primero y más antiguo parque nacional de Europa Central. Actualmente hay procesos legislativos para crear otros 20 parques en el país.

Mientras tanto, a nivel urbano, hay poblaciones donde los coches están totalmente prohibidos. Y en cuanto a la agricultura,  la biológica es algo totalmente normal.

Por otro lado, hay normativas que responsabilizan a empresas e individuos de su propia producción de contaminantes y desechos. No solo se cobran impuestos a las empresas de acuerdo a su nivel de contaminación, sino que también se impuso un impuesto a los habitantes, en concepto de producción de basura, de un euro por bolsa. Por éso, conceptos como reciclar y reusar son utilizados en ese país casi como un mantra.

También, las compañías realmente se preocupan de este tema. Por ejemplo, este año George Clooney se unió a la directiva de una empresa suiza que busca nuevos desarrollos ecológicos en la producción de hidrógeno, energía solar y otros.

Mientras tanto, el hotel Badrutt’s Palace , uno de los más lujosos en St. Moritz, redujo sus emisiones de dióxido de carbono en 1.000 toneladas por año, gracias a un sistema pionero de calefacción instalado en diciembre de 2006. La reducción corresponde al 80% anual respecto del sistema de calefacción anterior y una gran contribución al proyecto “Clean Energy Project” que ese pueblo estaba promoviendo.

Así, el país muestra un compromiso transversal, a nivel de autoridades, empresas y ciudadanos, por la preservación del medioambiente y la gestión de residuos.

El vinagre, nuestro gran aliado

El vinagre es un gran aliado en el hogar poque tiene más de 1000 usos. Además de ser más efectivo, económico y menos tóxico que cualquier otro producto comercial. Aquí tenéis un recopilatorio de los usos del vinagre más frecuentes, más de 60:

usos del vinagre

1. Para quitar manchas de alfombras, ropas y otros tejidos.
2. Como limpia cristales, nada hace brillar los cristales como el vinagre.
3. Como lavaplatos, el vinagre quita la grasa.
4. Como calmante para las picaduras de medusa.
5. Para mantener el cromo del coche brillante.
6. Para aclarar el pelo y quitar restos del champú.
7. Su uso en la colada reduce la electricidad estática y ablanda las ropas.
8. Para neutralizar y desodorizar el aire en casa. Si pones a hervir vinagre se quitan los olores a viejo de la casa.
9. Un par de cucharillas de vinagre en el agua, hace que las flores cortadas permanezcan frescas más tiempo.
10. Para calmar una quemadura. Se humedece un paño con vinagre y se coloca directamente sobre la quemadura.
11. Mezclado con agua, el vinagre puede ayudar a bajar unas décimas la fiebre.
12. Colocado en la máquina de café, limpia y desodoriza.
13. Para limpiar las manchas de espuma del jabón y moho de la ducha
14. Para calmar picaduras de abejas.
15. Beber una cucharilla de vinagre de un trago sirve para parar el hipo.
16. Para limpiar y desodorizar el cubo de la basura.
17. Para lavar el parabrisas y derretir el hielo de las heladas.
18. Para quitar manchas de fruta o de hierba de las manos.
19. Para aumentar el brillo del pelo, rociarlo con vinagre antes de secarlo al sol.
20. Si se agrega vinagre al purificador MiniHyla o al sistema de aspiración Hyla GST se logra una respiración más fácil.
21. Para hacer gárgaras, mezclado con agua, si te duele la garganta.
22. Añadir vinagre a la colada elimina la electricidad estática y la pelusa.
23. Para controlar malas hierbas en el riego.
24. Se puede usar para limpiar el cesto de la ropa y mantener el olor a fresco.
25. Si se rocía el vinagre alrededor de puertas y ventanas, se controlan hormigas y otros insectos.
26. Para quitar malos olores del pelo de los animales domésticos.
27. Para limpiar moho de las herramientas, de los tornillos, de los pernos y demás.
28. Para lavar los suelos no encerados.
29. Si se vierte vinagre en los bajos de la cocina ayuda a guardar el olor a fresco.
30. Bañando en vinagre el grifo de la ducha, se eliminan los depósitos minerales y para prevenir la corrosión.
31. Añadiendo vinagre a través de las grietas del suelo, se previene el crecimiento de hierbas.
32. Para ablandar las brochas, se empapan en vinagre caliente.
33. Para quitar sal de los zapatos.
34. Mezclado con aceite de oliva se usa para limpiar los muebles de madera.
35. Para limpiar y refrescar cuero, usar una esponja con vinagre.
36. Para quitar marcas por quemaduras, frotar con vinagre.
37. Para ablandar la carne, usar vinagre.
38. Usando vinagre y unas bolitas de algodón, se limpia el exterior del ratón del ordenador.
39. Para quitar olores de alimento de las fiambreras, limpiarlas con vinagre.
40. Si se agrega vinagre al agua del baño, se suaviza la piel.
41. Aclarar el pelo con vinagre para ayudar a controlar la caspa.
42. Para limpiar las teclas del piano.
43. Para quitar chicle del pelo, frecuente en niños.
44. Para disolver las manchas pegajosas de las encimeras de cocina.
45. Empapar un trozo de pan duro en vinagre y colocar sobre callos y granos para eliminarlos.
46. Para limpiar las fosas sépticas e inodoros y mantener bajos los niveles de gérmenes.
47. Si se rocía el papel pintado con vinagre y agua se facilita su eliminación.
48. Para limpiar el cobre y pulir la plata.
49. Para calmar el dolor de los músculos mediante baños con vinagre.
50. Bebiendo un par de cucharillas de vinagre de sidra de manzana se evitan picaduras de mosquitos, además de facilitar las digestiones.
51. Usar el vinagre cuando se lavan los pañales de ropa, ayuda a prevenir erupciones.
52. Para mantener el ordenador y demás periféricos libres de polvo, limpiar con vinagre y agua.
53. Sirve para quitar moho.
54. Se puede emplear para quitar los restos de pegatinas y etiquetas.
55. Para limpiar y para mantener fresco el interior de la nevera.
56. Añadiendo vinagre en el lavavajillas, limpia, desodoriza y quita depósitos minerales.
57. Se puede emplear junto con el lavaplatos para eliminar la grasa.
58. El vinagre quita olores de las manos.
59. Para limpiar excrementos de pájaro de los muebles y de las cubiertas del exterior.
60. Para quitar arrugas, se puede rociar la ropa con vinagre y agua.
61. Para quitar manchas de pinturas de cera de la ropa.
62. El vinagre quita manchas de sangre de los tejidos.
63. Para prevenir la infección de pulgas de los animales domésticos.
64. Para combatir los piojos.
65. Puede usarse para limpiar los muebles de jardín y sobretodo después de los meses de almacenaje en invierno.

Reciclar bolsas de plástico para obtener combustible

Reciclar bolsas de plástico para obtener combustible puede ser una solución a la contaminación que generan las miles de bolsas de plástico que llegan al medio ambiente diariamente.

Existen numerosas iniciativas de reciclaje de polietileno de baja densidad (LDPE, por sus siglas en inglés) en muchos lugares del mundo, pero buena parte del que se desecha acaba en vertederos, en el mar o disperso en el medio ambiente de otras formas. Pero la rendibilidad económica en este caso, podría invertir la tónica.

Reciclar bolsas de plástico

Lo ha ideado un equipo de químicos indios, mediante un proceso que permite reciclar bolsas de plástico, una transformación de esta clase de plástico tan habitual, con el que se obtendría combustible líquido.

El trabajo, publicado en ‘Fuel Processing Technology’, precisa que en Estados Unidos se tiran unas 100.000 millones de bolsas de plástico cada año de las que, según la Agencia de Protección Ambiental del país “sólo el 13 por ciento se recicla”. “Se han detectado bolsas de plástico hasta en los polos”, añade el texto.

Según han explicado los científicos, este método permitiría reconvertir en combustible, por ejemplo, las bolsas de plástico de la compra, algunos de los componentes de ordenadores viejos o el equipamiento de laboratorio en diesel y otros derivados del petróleo.

Teniendo en cuenta que la mayor parte de los plásticos están hechos con sustancias derivadas del petróleo, esta estrategia para el reciclado siempre ha sido obvia, pero los obstáculos técnicos no la dejaban avanzar. Hasta ahora se había utilizado la técnica conocida como pirólisis, por la cual el plástico se calienta en una cámara sin oxígeno.

Pero esta investigación ha ido más allá fraccionando el combustible obtenido en diferentes productos derivados del petróleo y testando estas fracciones de diésel para comprobar si cumplen las normas nacionales de los diésel y biodiésel.

El autor principal, Brajendra Kumar Sharma, ha explicado que la mezcla de dos fracciones de destilados sería equivalente al conocido como diésel #2 en Estados Unidos (diésel puro) reuniendo, además, todas las especificaciones” después de la adición de un antioxidante.

Ahora, este equipo está trabajando en la forma de hacer más comercial reciclar bolsas de plástico que, según han explicado, permite producir 700 gramos de combustible líquido por cada kilogramo de plástico desechado.

¿Qué es la huella ecológica?

La huella ecológica se define como el total de superficie ecológicamente productiva necesaria para producir los recursos consumidos por un ciudadano medio de una determinada comunidad humana, así como la necesaria para absorber los residuos que genera, independientemente de la localización de estas superficies.
ecológica?

Para introducirnos en este concepto y hacer una estimación de nuestra propia huella tenemos a nuestra disposición calculadoras web que nos muestran cómo de sostenible es nuestra presencia en el Planeta. Como patrón común estas herramientas suelen tratar las siguientes áreas:

Energía: Empleo de energía en el hogar. Cálculos globales por tipo de energía al año, así como del gasto que suponen.
Agua: Estimación de porcentajes de consumo sobre la media y de las consecuencias de generalizar tu estilo de gasto de agua.
Transporte: Cuántas vueltas completas podrías dar al Planeta sumando todos desplazamientos en un año.
Residuos y materiales: Cantidad de basura que se genera en el hogar por persona y porcentajes de materiales reciclables.

Huella ecológica

Todos los seres humanos, las plantas y el resto de animales del planeta requieren de alimento, energía y agua para crecer y vivir. En el caso del hombre, la cantidad de recursos que utiliza es mucho mayor que el resto de seres vivos y depende mucho de su estilo de vida.

Es habitual, y más en ciudades, desperdiciar agua, usar numerosos aparatos eléctricos, consumir alimentos que son traídos desde otras partes del mundo, trasladarse en coche y en avión, usar grandes cantidades de plásticos y envases y generar muchos deshechos. Al utilizar todos estos recursos, estamos reduciendo la superficie de bosques, praderas, desiertos, manglares, arrecifes, selvas, y la calidad de los mares del mundo. Por este motivo, con el concepto de huella ecológica, medimos el impacto de una persona, ciudad, país e incluso del mundo sobre la Tierra, para satisfacer lo que consume y para absorber sus residuos.

Por el contrario, la gente que habita en zonas rurales, en donde usan poca agua y pocos aparatos eléctricos, se alimentan de aquello que cultivan, viajan a pie o a caballo y usan menos envases de plástico, produciendo menos basura. En estos casos, la huella ecológica será menor.

Si quieres calcular tu huella ecológica aquí tienes un enlace de la web MyFootPrint.org

Algunos ambientadores del hogar son más tóxicos que el tabaco

Algunos ambientadores de uso doméstico que utilizan calor, empeoran la calidad del aire en el interior del hogar por el hecho de emitir niveles demasiado altos de tóxicos, alérgenos y otros contaminantes, algunos de ellos en mayor proporción que incluso el tabaco.

Es la conclusión de un estudio realizado por la OCU (Organización de Consumidores y Usuarios) junto con otras entidades de Bélgica, Italia y Portugal, después de analizar a 22 ambientadores. Algunos de ellos, asociados a la relajación y el bienestar.

Muchos de los ambientadores contenían demasiadas partículas finas respirables, compuestos orgánicos volátiles y otros especialmente dañinos como el benceno y el formaldehído.

Muchos de ellos inciensos y aceites. Por ejemplo, sorprende la alta emisión de benceno en los conos de incienso de Satya Sai Baba, muy conocidos y que emiten 490 microgramos de benceno por metro cúbico, frente a los 60 de un cigarrillo. O sus varitas, que dispersan más de 3.000 microgramos de partículas finas por metro cúbico.

En el caso del aceite de limón de La Casa de los Aromas se multiplica por 125 el límite recomendado de compuestos volátiles.

Por todo ésto, la OCU recomienda que no se usen este tipo de ambientadores dado que no limpian el aire, ni suprimen malos olores; evitarlos en sitios que carezcan de ventilación y menos en presencia de niños, de mujeres embarazadas o personas que padezcan alergia o asma.

Aunque en su lugar se aconsejan el uso de velas (pero no de manera habitual), nosotros recomendamos ventilar y purificar el aire con Hyla GST, así como el uso de ambientadores de certificación ecológica. En el mercado existen, aunque cuestan de encontrar.

Tras esta investigación las asociaciones de consumidores de España, Bélgica, Italia y Portugal han presentado los resultados a la Comisión Europea reclamando una legislación que fije un límite de emisiones y obligue a mostrar en el etiquetado las condiciones de uso y riesgos que pueden suponer estos productos para la salud.

Además, han pedido que se controlen los aceites e inciensos en el mercado y que se retiren de él aquellos con un nivel de emisiones elevado.

El grave problema de la acidificación de los oceanos

Según las conclusiones de un estudio internacional publicado en el último número de la revista Science, aparte del calentamiento global, otro efecto adverso del CO2, es que está alterando la química de las aguas de los mares y océanos, conduciéndolos hacia una progresiva acidificación.

El problema es que esta acidificación de los oceanos conlleva importantes repercusiones para los organismos y ecosistemas marinos. La acidificación marina ocurre a medida que se realiza la quema de combustibles fósiles, que acaban disolviéndose en los mares. Más del 30% de las emisiones antropogénicas de CO2 pasa directamente a los océanos, que se van volviendo cada vez más ácidos.

En este estudio, han participado investigadores del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), de la Institució Catalana de Recerca i Estudis Avançats (ICREA) y de la Universidad Autónoma de Barcelona (UAB), y se pone de manifiesto la magnitud y gravedad del cambio antropogénico que está sufriendo la química marina.

Según los autores, aunque en los últimos 300 millones de la historia de la Tierra la química oceánica ha ido sufriendo cambios profundos, ninguno de éstos procesos parece haber sido a la vez tan rápido, de tanta magnitud y tan global como el que se está produciendo en la actualidad.

Este proceso de acidificación perjudica a las formas de vida marina, interfiriendo en el desarrollo de especies que construyen caparazones o esqueletos de carbonato cálcico, como los corales o los moluscos. También afecta a especies del fitoplancton, eslabón esencial de las pirámides tróficas marinas. De ellas dependen peces, crustáceos y muchísimas especies más.

De hecho, el calentamiento, la acidificación y la desoxigenación, son presiones medioambientales que están afectando de manera global los océanos actuales. Estas presiones, que también se han producido en el pasado, aunque tal como hemos apuntado antes, 10 veces más lentas que en la actualidad, han provocado grandes extinciones de especies en la Tierra.

Por lo que, tal como concluye Patrizia Ziveri, investigadora de la UAB, “A la vista de los impactos que detectamos a través del registro fósil, no queda ninguna duda de que deberíamos atacar cuanto antes el problema desde su raíz, adoptando medidas para reducir inmediatamente nuestras emisiones de CO2 en la atmósfera”.

Lo que no debemos tirar en el WC

Un simple gesto como el de tirar la cadena para hacer desaparecer lo que haya en el váter, nos tiene que hacer conscientes que aquello que aparentemente se volatiliza, son una fuente de contaminación importante por los malos hábitos de algunos ciudadanos. Ya sea por desconocimiento o por desinterés.

Ya que no sólo son una grave fuente de contaminación las industrias o los automóviles, también el sinfín de objetos, líquidos y sustancias tóxicas que deberían eliminarse de otro modo. Elementos que dificultan el tratamiento de las aguas fecales, si fuera el caso de existir depuradoras. Ya que no siempre es así.

Entre otros objetos más comunes que se tiran por el váter están las toallas húmedas, la lejía, que se podría substituir perfectamente por el vinagre blanco, los condones, los pañales, el amoníaco, los medicamentos, los cigarrillos, las pinturas, los disolventes, los detergentes y los jabones.
También se tiran por el WC sin miramientos, las grasas y los aceites alimentarios, pero también los de los coches. Muchos pesticidas y tratamientos para las plantas, así como también insecticidas, animales muertos, gasas, jeringuillas y un largo etcétera.

Con estas acciones se contaminan ríos y mares, afectando al medio ambiente y a los ecosistemas y al fin y al cabo, afectando también a nuestra salud y a la del resto de animales.

Cómo reducir nuestra exposición al Bisfenol A (BPA)

Como ya dijimos en nuestro último post, el Bisfenol o BPA puede estar asociado a enfermedades como la diabetes, el asma, la obesidad, la infertilidad, el cáncer de mama y de próstata, los problemas cardiovasculares, a alteraciones en el desarrollo neurológico y cerebral y a los trastornos del comportamiento.

La Agencia de Alimentos y Medicamentos de EEUU (FDA) ha elaborado una lista de recomendaciones para minimizar e incluso evitar la exposición de Bisfenol A o BPA a los consumidores:

1. Buscar alternativas a los productos enlatados.

Las conservas que se pueden encontrar en envases de lata, se pueden sustituir por las de cristal. Ya que el revestimiento usado en las latas, puede filtrarse en el interior del alimento o bebida. En casos de líquidos, sopas y salsas existe aún más peligro.

Por lo que la FDA recomienda consumir alimentos y bebidas enlatadas, lo menos posible.

2. Buscar alternativas a los envases de plástico.

Existen muchas alternativas a los envases de plástico, en las que se incluyen el vidrio, la cerámica, la madera o el acero inoxidable. Además de ser productos más duraderos, reducen la generación de residuos, además de la exposición al Bisfenol A (BPA).

Por ejemplo, en el caso del aceite embotellado, es muy recomendable substituirlo por envases de vidrio, ya que el BPA tiene una tendencia especial a filtrarse en este producto.

3. Tener en cuenta el código de reciclaje de las botellas

Los bebés y los niños son el grupo poblacional con más riesgo para su salud, por eso debemos estar atentos al código de reciclaje de las botellas, que indican qué tipo de plástico se ha usado para su fabricación.

Se encuentra en la parte inferior del recipiente (código de identificación de resinas) y nos permite identificar su presencia:

– Aquellos que contienen más trazas de Bisfenol A (BPA) son aquellos con los números 7, 3 y 10.

– Los plásticos que no contienen BPA, ftalato, ni poliestireno expandible son aquellos que indican los códigos de reciclaje número 1 (Pete), 2 (HDPE), 4 (LDPE), y 5 (PP), según la Unidad Especial de Salud Ambiental Infantil (PEHSU) de EEUU.

4. Evitar aquellas botellas que se rayan y los recipientes de plástico que se calientan.

Es importantísimo, así lo recomienda la FDA, evitar el consumo de aquellos alimentos que se calientan en envases de plástico en el microondas. Así como también, hervir biberones de plástico, hechos con Bisfenol A (BPA). 

Además, cuanto más altas sean las temperaturas más fácilmente se liberará y filtrará en los alimentos este producto químico.

Otro factor importante es no beber el líquido de botellas de plástico que se han quedado por ejemplo en el coche, después de calentarse por el sol.

5. No reutilizar demasiadas veces las botellas de plástico

La frecuente reutilización de botellas de plástico para beber, como es el caso de las utilizadas por los deportistas, si es prolongada en el tiempo, liberan más fácilmente el Bisfenol A (BPA).