¿Qué es la huella ecológica?

La huella ecológica se define como el total de superficie ecológicamente productiva necesaria para producir los recursos consumidos por un ciudadano medio de una determinada comunidad humana, así como la necesaria para absorber los residuos que genera, independientemente de la localización de estas superficies.
ecológica?

Para introducirnos en este concepto y hacer una estimación de nuestra propia huella tenemos a nuestra disposición calculadoras web que nos muestran cómo de sostenible es nuestra presencia en el Planeta. Como patrón común estas herramientas suelen tratar las siguientes áreas:

Energía: Empleo de energía en el hogar. Cálculos globales por tipo de energía al año, así como del gasto que suponen.
Agua: Estimación de porcentajes de consumo sobre la media y de las consecuencias de generalizar tu estilo de gasto de agua.
Transporte: Cuántas vueltas completas podrías dar al Planeta sumando todos desplazamientos en un año.
Residuos y materiales: Cantidad de basura que se genera en el hogar por persona y porcentajes de materiales reciclables.

Huella ecológica

Todos los seres humanos, las plantas y el resto de animales del planeta requieren de alimento, energía y agua para crecer y vivir. En el caso del hombre, la cantidad de recursos que utiliza es mucho mayor que el resto de seres vivos y depende mucho de su estilo de vida.

Es habitual, y más en ciudades, desperdiciar agua, usar numerosos aparatos eléctricos, consumir alimentos que son traídos desde otras partes del mundo, trasladarse en coche y en avión, usar grandes cantidades de plásticos y envases y generar muchos deshechos. Al utilizar todos estos recursos, estamos reduciendo la superficie de bosques, praderas, desiertos, manglares, arrecifes, selvas, y la calidad de los mares del mundo. Por este motivo, con el concepto de huella ecológica, medimos el impacto de una persona, ciudad, país e incluso del mundo sobre la Tierra, para satisfacer lo que consume y para absorber sus residuos.

Por el contrario, la gente que habita en zonas rurales, en donde usan poca agua y pocos aparatos eléctricos, se alimentan de aquello que cultivan, viajan a pie o a caballo y usan menos envases de plástico, produciendo menos basura. En estos casos, la huella ecológica será menor.

Si quieres calcular tu huella ecológica aquí tienes un enlace de la web MyFootPrint.org

Lo que no debemos tirar en el WC

Un simple gesto como el de tirar la cadena para hacer desaparecer lo que haya en el váter, nos tiene que hacer conscientes que aquello que aparentemente se volatiliza, son una fuente de contaminación importante por los malos hábitos de algunos ciudadanos. Ya sea por desconocimiento o por desinterés.

Ya que no sólo son una grave fuente de contaminación las industrias o los automóviles, también el sinfín de objetos, líquidos y sustancias tóxicas que deberían eliminarse de otro modo. Elementos que dificultan el tratamiento de las aguas fecales, si fuera el caso de existir depuradoras. Ya que no siempre es así.

Entre otros objetos más comunes que se tiran por el váter están las toallas húmedas, la lejía, que se podría substituir perfectamente por el vinagre blanco, los condones, los pañales, el amoníaco, los medicamentos, los cigarrillos, las pinturas, los disolventes, los detergentes y los jabones.
También se tiran por el WC sin miramientos, las grasas y los aceites alimentarios, pero también los de los coches. Muchos pesticidas y tratamientos para las plantas, así como también insecticidas, animales muertos, gasas, jeringuillas y un largo etcétera.

Con estas acciones se contaminan ríos y mares, afectando al medio ambiente y a los ecosistemas y al fin y al cabo, afectando también a nuestra salud y a la del resto de animales.

¿Llevas más de lo que esperabas?

Parece increíble, pero un estudio realizado por la firma británica Initial, especializada en ofrecer servicios de higiene, demuestra que en un bolso de mano hay más bacterias que en un lavabo público.

Los test se realizaron sobre las partes más sucias de los bolsos de mujeres corrientes que trabajaban en oficinas. También se analizaron maquillajes, móviles y diversos revestimientos del mismo bolso. Se comprobó que 1 de cada 5 asas de bolsos acogen un número de bacterias suficiente como para  plantear un riesgo significativo de contaminación cruzada, que podría poner en peligro la salud de las personas.

Además, se constató que los elementos más sucios del bolso de mano son la crema de manos y la de la cara, que contienen más bacterias que las que podríamos encontrar en el asiento de un inodoro. Le siguen de muy cerca el lápiz de labios y el rímel. Otro dato interesante es que los bolsos de piel son los más susceptibles de acoger colonias de bacterias ya que su textura aporta condiciones muy adecuadas para que éstas vivan y se multipliquen.

El estudio sugiere que los objetos que llevamos habitualmente dentro del bolso, se laven regularmente con toallitas bactericidas, como paños que contengan alcohol.

Para liberar de bacterias todos los revestimientos de los bolsos que no se pueden meter en la lavadora, nosotros también recomendamos el uso del aspirador Hyla GST, ya que está comprobado en laboratorio que desinfecta y elimina en profundidad ácaros, bacterias y sustancias tóxicas.

Encontrarás más información en Initial UK www.initial.co.uk

Tianjin Eco-City, la ecociudad del futuro en China

China, al igual que muchos otros países, está estudiando la creación de zonas urbanas sostenibles, o “ecociudades”, como se las conoce. En todo el mundo, están empezando a emerger nuevas eco-ciudades. Desde Masdar en Abu Dhabi hasta PlanIT Valley en Portugal. Pero en China, Tianjin Eco-City está destinada a ser la más grande del mundo.

La ecociudad será de baja emisión de dióxido de carbono, ya que una quinta parte de la energía utilizada será de origen eólico, solar y de bombas de calor de origen terrestre. El proyecto es producto de la colaboración entre el Gobierno chino y el de Singapur y en el 2020 albergará a 350.000 personas. El entorno verde ocupará alrededor de la mitad del tamaño de Manhattan y, si todo va bien, se espera que proporcione un modelo de construcción para las futuras ciudades en China y en el resto del mundo.

El lugar elegido para el proyecto de ecociudad fue un terreno industrial, vertedero de desechos tóxicos y contiguo a uno de los mares más contaminados del mundo. Ésto, se hizo deliberadamente, ya que siempre, las denominadas ecociudades, se habían construido en zonas de importancia ecológica. En cambio, en este caso se quiso demostrar que es posible limpiar un área contaminada y hacerla útil y habitable.

La limpieza se realizó a lo largo de tres años e incluyó el desarrollo de una nueva tecnología patentada que elimina los metales pesados ​​de un depósito central – que pronto será un lago navegable.

Todo este duro trabajo parece que dará sus frutos pronto. Esperemos que el cambio de mentalidad se generalice cuanto antes mejor y no quede simplemente en proyectos residuales.

Se crea un pez robot para detectar los niveles de contaminación del mar

Se crea un prototipo del pez robot programado para garantizar la vigilancia del medioambiente marítimo. El robot acuático ha sido diseñado por I+D+i SHOAL, un consorcio integrado por varias entidades europeas, cuya investigación comenzó en el 2009, en Londres. El SHOAL nació con el objetivo principal de diseñar y desarrollar un conjunto de peces robot, capaces de detectar contaminantes químicos disueltos en el agua del mar.

Estos peces están equipados con sensores electro-químicos, además de un complejo e innovador sistema de intercomunicación submarina que les permite comunicarse con otros peces robot. Esto hace que entre ellos produzcan un mapa medioambiental, en tiempo real, que optimiza el proceso y el número de toma de muestras. Los prototipos desarrollados se mueven por el agua del mar sin causar ninguna perturbación en los ecosistemas marinos. Su objetivo es el de vigilar puertos y otras zonas acuáticas, tomando muestras y detectando la contaminación de las zonas en donde “nada”.

Se espera que en el futuro, este pez robot pueda contar con la tecnología necesaria para realizar los procesos de laboratorio, en el interior del mismo y en tiempo real.
El robot se mueve, con autonomía propia según su inteligencia artificial, a los lugares contaminados e incluso es capaz de detectar la fuente que produce la contaminación.

Más información sobre el proyecto en la web de SHOAL.

Hong Kong tomará medidas para descontaminar su aire

La calidad del aire que se respira en Hong Kong parece ser que se ha convertido en una de las preocupaciones más importantes de esta gran ciudad, ya que éste supone cada vez más un grave peligro para la salud de sus ciudadanos. Por esta razón, sus gobernantes se proponen tomar medidas eficaces para descontaminar su aire.

Las causas de la contaminación son las plantas  para generar energía, las cuáles son alimentadas con carbón, además de la enorme cantidad de vehículos antiguos que circulan por sus congestionadas calles. Además, la colindante región china de Cantón es una de las más industrializadas y por consiguiente, más contaminadas zonas de este enorme país.

Para intentar descontaminar la ciudad de Hong Kong, además de los avances conseguidos en la disminución de emisiones de las áreas industriales de la zona del río Perla, se quiere prohibir la circulación de los vehículos más contaminantes.

Además se subvencionará la sustitución de camiones y autobuses que utilicen diesel como combustible, ya que se ha demostrado ser cancerígeno y se renovaran taxis y que forman parte de la red de transporte público de la ciudad.

La aplicación de estas medidas se espera para el año 2014. Mientras tanto, se seguirán tomando las ineficaces medidas para evitar la contaminación, que provoca la muerte prematura de 3000 personas al año.

Jardinería sin límites, para reducir la contaminación

 

En efecto, es el techo de un autobús de Nueva York y una manera de reducir la contaminación de las ciudades… diseñado por Marco Antonio Castro Casio en su tesis de graduación llamada “Nomadic Urban Architecture”.

 

 

Uno de los objetivos del proyecto de “Bus Roots” es volver a conectar “las comunidades urbanas con la naturaleza de una manera práctica y lúdica”, mediante la utilización de los olvidados espacios de los techos de los autobuses.

Cosio calculó que si se plantara un jardín en cada uno de los 4.500 techos de la flota de autobuses de Nueva York, éstos añadirían unos 174 kilómetros cuadrados al espacio verde de la ciudad y que equivaldrían a 11 Trafalgar Square en Londres.

El primer jardín que se instaló fue el que vemos en la foto, en el Biobus, una biblioteca de ciencias móvil.

 

Según Cosio, algunos de los beneficios de los Bus Roots y que podemos encontrar en su web, son:

– Su valor estético

– La gestión y reduión del agua en las tormentas

– La mitigación del efecto isla de calor urbano

– El aislamiento acústico y térmico

– La absorción de CO2 y de la contaminación atmosférica

– La restauración del Hábitat

– La educación pública y el ocio

– La producción de alimentos

Uno de cada dos europeos padecerá alergia en el 2020

La alergia es una de las enfermedades más comunes y que además el número de afectados aumenta año tras año. En España casi 14 de millones de personas padecen algún tipo de alergia. Es una cifra bastante alarmante ya que supone un 30 por ciento de la población, aproximadamente, de todo el país.

Lo que más sorprende es saber que los científicos calculan que en el año 2020 padecerá alergia UNO DE CADA DOS europeos.

Las causas del incremento de alergias en países desarrollados no se conocen del todo, pero se sabe que entre ellas estan el exceso de higiene y los efectos de la contaminación sobre el medio ambiente.

Según afirma Joaquim Mullol, que pertenece al Centro Europeo de la Fundación para la Investigación de las Alergias (ECARF), de todas las enfermedades alérgicas, aproximadamente el 60% afectan a las vías respiratorias. Además, alrededor de 6 millones de personas en España padecen de rinitis alérgica y casi 3 millones sufren de asma.

Un dato interesante que cabe saber es que las alergias que no se tratan pueden originar un descenso del rendimiento escolar en los más pequeños y de la productividad laboral en los adultos. Ésto genera también un impacto muy negativo en la economía, ya que alrededor de un millón de casos de absentismo laboral son debidos a problemas de alergias, cada año, generando unos costes de aproximadamente 100 millones de euros anuales.