La alergia a los ácaros, la primera causa de alergia respiratoria en los niños europeos

Estornudar mientras limpiamos el polvo en casa es una reacción alérgica a los ácaros del polvo doméstico. Los ácaros son animales microscópicos, invisibles a simple vista, que se alimentan principalmente de restos de nuestra piel de humanos. Cada vez encontramos más casos de alergia a los ácaros del polvo doméstico, en los niños europeos, hecho que les afecta tanto a su vida familiar, como a la escolar.

¿Por qué se producen los estornudos?

Éstos se producen como un intento de expulsar del cuerpo al agente que causa la alergia. Y es que sólo 2 milígramos de ácaros por gramo de polvo son suficientes para sensibilizar a una persona alérgica y tan solo 10 milígramos por gramo de polvo pueden causar un ataque de asma.

¿Qué problemas generan en los niños?

La alergia a los ácaros de los niños, está aumentando y generan en ellos problemas psicológicos como la ansiedad, la irritabilidad o la incomodidad, problemas a los que no saben cómo reaccionar, según revela la Encuesta Europea Cualitativa sobre la Alergia a los ácaros del polvo doméstico llevada a cabo por Stallergenes en países como Italia, España, Francia y Alemania.
Y en la escuela su estado de concentración puede verse alterado, ya que la alergia a los ácaros puede producir somnolencia e incluso pérdida de audición.

¿Cuáles son las recomendaciones para minimizar los síntomas?

Los ácaros del polvo doméstico pueden encontrar muchos lugares en una casa donde sobrevivir, como alfombras, cortinas, almohadas, libros y otras piezas de mobiliario. Son sus heces, caparazones y cadáveres los que provocan las reacciones alérgicas, por lo que es importante pasar a menudo el aspirador Hyla GST, haciendo hincapié en alfombras, cortinas y colchones… También, tendríamos que activar la Hyla GST en modo purificación de aire, almenos una vez al día, para eliminar aquellos alérgenos que se encuentran flotando en el aire.

Además, los niños alérgicos a los ácaros de polvo, en su habitación, no pueden tener ni alfombras, ni peluches, ni objetos parecidos. Aunque es recomendable que en general hayan pocos juguetes, para evitar las acumulaciones de polvo…
La persistencia de los síntomas de la alergia a los ácaros de polvo durante todo el año y su intensidad provocan que vean más afectada su calidad de vida que los niños alérgicos al polen, que suelen tener síntomas un máximo de 60 a 90 días al año.

Consejos para reducir las alergias del polvo doméstico y de los ácaros (I)

Si tú o alguien de tu familia sufre alergia al polvo y a los ácaros, aquí tienes unos consejos prácticos. Así evitarás al máximo el contacto con el alérgeno causante de la alergia en tu casa y reducirás los síntomas.

1.- Los muebles y la decoración debe ser funcional y fácil de lavar. Muebles de madera o metálicos, sin tapizados de tela. Evitar las moquetas y las alfombras. Evitar cortinas o lavarlas frecuentemente.

2.- Usar un sistema de calefacción central o eléctrico. Cocinas y calentadores que funcionen sin gas. Si no fuera posible, hacer un buen mantenimiento del sistema de gas.

3.- La ventilación de las estancias debe ser la adecuada, además de hacerla con regularidad. Se deben evitar ambientes en el hogar demasiado húmedos. Si existieran problemas de humedad en las cañerías o en el aislamiento, debemos procurar repararlos. Evitar tener un exceso de plantas ya que favorecería la humedad ambiental y el crecimiento de hongos. Aunque debemos tener algunas para purificar el aire.

4.- Procurar que la humedad relativa dentro del dormitorio de la persona alérgica sea del 50% (es útil un pequeño higrómetro para medirla). Se pueden utilizar humidificadores eléctricos para controlar el grado de humedad.

5 .- Los muebles del dormitorio por ser el lugar donde la persona alérgica permanece
más tiempo, deben estar muy cuidados, teniendo sólo los imprescindibles. No se deberían acumular ropas, libros, cadenas musicales, DVDs, etc. Los muñecos de peluche o de trapo se deberían substituir por otros de plástico. Si es imposible eliminar los muñecos de peluche, éstos deben ser lavados a 70ºC y mantenerlos después en el congelador un par de
días de forma periódica.

6.- El colchón y la almohada serán sintéticos y deben estar cubiertos herméticamente
por una funda protectora impermeable especial (funda barrera), la cual evitará que las particulas alergénicas entren en contacto con la persona alérgica durante la noche y se liberen al aire de la habitación. En cambio, sí permitirá el paso de la traspiración. El uso de fundas de plástico normal pueden tener un efecto barrera bueno, pero no son cómodas, por la impermeabilidad que ocasionan, dando lugar a una acumulacion de humedad por sudoración.

La alergia al polvo doméstico y a los ácaros

Esta semana hablamos de la alergia al polvo doméstico, responsable importante de muchas afecciones, en especial de Rinitis y Asma Perennes. Por lo que el objetivo fundamental del control ambiental es evitar el contacto de la persona con el alérgeno causante de su alergia.


El polvo doméstico está constituido por una gran cantidad de materias de diferente origen y composición, como pueden ser: restos de pelos, de plumas, fibras textiles, escamas de piel humana y de animales, polen, hongos, bacterias, polución, químicos y ácaros. Éstos ultimos son los principales responsables de la alergia al polvo. Los ácaros, no estan sólo en el polvo de las casas, sino también, en aquellos lugares donde se guardan granos, heno, piensos, harinas y en general alimentos para el hombre y para los animales.

Asi, podemos distinguir varias familias o tipos de ácaros, que se dividen en Acaros Mayores, que son los típicos del polvo de las viviendas (Dermatophgoides Pteronyssinus) y Acaros Menores, que habitan más en granjas o almacenes, aunque tambien en menor cantidad en las casas (Lepidoglyphus Destructor).

Los ácaros son pequeños arácnidos no visibles a simple vista, que miden aproximadamente un tercio de milimetro. Se ha comprobado que son las heces de éstos las que muestran mayor capacidad de producir alérgia. Son casi esféricas y de un tamaño muy pequeño, capaz de poder permanecer en suspensión en el aire y alcanzar las vias respiratorias. Cada ácaro produce unas veinte deyecciones al dia. Las hembras ponen de 25 a 50 huevos y una nueva generación de adultos aparece cada tres semanas.

La mayor parte de los ácaros crecen alimentándose de escamas que desprende nuestra piel o la de los animales domésticos. Una persona desprende aproximadamente un gramo y medio de escamas al dia, ¡cantidad suficiente para alimentar cien mil ácaros!

Dentro del hogar huyen de la luz y se acumulan especialmente en las moquetas, alfombras, tapicerias, edredones, almohadas y colchones. En general en todos los materiales textiles. En los colchones y almohadas es donde se encuentran en mayor número. En estos sitios tienen el grado de calor y humedad necesarios para desarrollarse, así como su alimento principal, las escamas de nuestra piel.

Por lo tanto, viven sobre todo donde existan condiciones de humedad elevada. Éste es, quizás el factor más determinante, siendo la humedad óptima para reproducirse entre 55 y 80%. Por debajo de 50% de humedad practica mente no pueden vivir.

Las épocas en que más se reproducen y, por lo tanto, más molestias ocasionan, son los equinoccios, es decir Otoño y Primavera, al existir temperatura y humedad elevadas. Ahora bien si la temperatura aumenta mucho en verano, con disminución de la humedad ó desciende mucho, como en las montañas, hay menos ácaros y por lo tanto menos sintomas. Éste sería un lugar ideal de vacaciones.

De lo dicho anteriormente, se deduce que las zonas geográficas donde hay más ácaros son las zonas costeras o las islas, y existen menos en el interior del país. Lo ideal seria tener una casa “hipoalergénica” en la que participarían en su construción arquitectos, ingenieros y médicos, con materiales adecuados, no contaminantes, sistemas de ventilación, humedad y temperatura controlados.

Pero como ésto aún no es una realidad, tendremos que conseguir que nuestra casa sea lo más saludable posible con los medios a nuestro alcance, poniendo toda nuestra voluntad, pues la tarea es árdua y dificil y por regla general no se toma en serio, lo que resulta una gran equivocacion, pues si se lleva a cabo adecuadamente el beneficio es grande para la persona afectada y para toda su familia.

En el siguiente artículo, explicaremos normas de desalergenización en nuestro domicilio, en el caso que seamos alérgicos al polvo y a los ácaros.

¡Sorteamos 2 Purificadores de aire Hyla para controlar tu alergia a los ácaros!

ESTA NAVIDAD EL PAPA NOEL DE HYLA ESPAÑA VIENE GENEROSO. ¡Sorteamos DOS MiniPurificadores Hyla para controlar tu alergia a los ácaros de polvo!

Uno para ti y otro para que lo regales a quien tú quieras. Participar es muy fácil. Son sólo 2 pasos:

1. Si no lo eres, hazte fan de la página de Hyla España https://www.facebook.com/hylaespana.

2. Deja un comentario en esta publicación respondiendo a la pregunta: ¿Si te tocaran los 2 MiniPurificadores Hyla, a quien le regalarías uno y por qué?

Recordamos que para participar es imprescindible ser seguidor de la página y contestar a la pregunta.

Sólo se admitirá una participación por persona, es decir, un sólo comentario respondiendo a la pregunta.

¡Date prisa, tienes hasta el día 15 de diciembre 2013 para participar!

El día 16 informaremos del ganador en esta misma publicación y nos pondremos en contacto con él para hacerle llegar sus dos MiniPurificadores Hyla.

Starpath, la primera vía inteligente que se ilumina de forma sostenible

En el parque Christ’s Pieces de Cambridge (Inglaterra), se ha construido Starpath, la primera vía para ciclistas y peatones que se ilumina de forma sostenible con energía solar.
No hay ninguna más como ésta en el mundo, tanto por los materiales con los que está hecha, como por su eficiencia energética.

El principal elemento que compone “Starpath” es un líquido que se aplica sobre la superficie de la vía, de manera que con la luz del día absorbe los rayos UV, y por la noche los libera en forma de luz artificial. Uno de los creadores de esta idea, Hamish Scott, miembro de la firma Pro-Teq, explica que esta vía funciona como si tuviera “inteligencia propia”, porque cambia la intensidad de la luz dependiendo de la luz natural del entorno. Así, el mayor brillo de la vía se produce en la noche, en el momento de mayor oscuridad.

Esta vía cubre 150 metros cuadrados del parque y se planeó para disminuir los accidentes de los ciclistas, porque como todo el camino está iluminado, es más fácil distinguir los desniveles que hay en el camino y ver si cruza una persona.

En cuanto a los beneficios para el medioambiente, como el de iluminarse de forma sostenible, se encuentra que la contaminación lumínica que se produce con numerosos focos de energía eléctrica también se reduce, porque la intensidad de la luz es mucho menor. Incluso, Scott afirma que “no hay contaminación lumínica en absoluto”.

Las vías Starpath que se construyan en el futuro, aparte de aportar innovación y modernidad, permitirán la disminución de los gastos en las cuentas de luz, ya que no requiere de nuevos gastos de manutención. Cualquier vía se puede transformar en una Starpath, en sólo 4 horas, tiempo en el que el líquido se adhiere al cemento o a la madera.

Además, los peatones que pasan por la zona se verán beneficiados, porque en la noche aumenta la sensación de seguridad, sobretodo para aquellos que evitan los parques por la falta de luz.

Si bien este nuevo tipo de vía aún está en su fase de prueba, desde Pro-Teq explican que los gobiernos de países desarrollados ya los han contactado por el interés que les genera el uso de una fuente limpia de energía que se combina con un medio de transporte de la misma línea.

Algunos ambientadores del hogar son más tóxicos que el tabaco

Algunos ambientadores de uso doméstico que utilizan calor, empeoran la calidad del aire en el interior del hogar por el hecho de emitir niveles demasiado altos de tóxicos, alérgenos y otros contaminantes, algunos de ellos en mayor proporción que incluso el tabaco.

Es la conclusión de un estudio realizado por la OCU (Organización de Consumidores y Usuarios) junto con otras entidades de Bélgica, Italia y Portugal, después de analizar a 22 ambientadores. Algunos de ellos, asociados a la relajación y el bienestar.

Muchos de los ambientadores contenían demasiadas partículas finas respirables, compuestos orgánicos volátiles y otros especialmente dañinos como el benceno y el formaldehído.

Muchos de ellos inciensos y aceites. Por ejemplo, sorprende la alta emisión de benceno en los conos de incienso de Satya Sai Baba, muy conocidos y que emiten 490 microgramos de benceno por metro cúbico, frente a los 60 de un cigarrillo. O sus varitas, que dispersan más de 3.000 microgramos de partículas finas por metro cúbico.

En el caso del aceite de limón de La Casa de los Aromas se multiplica por 125 el límite recomendado de compuestos volátiles.

Por todo ésto, la OCU recomienda que no se usen este tipo de ambientadores dado que no limpian el aire, ni suprimen malos olores; evitarlos en sitios que carezcan de ventilación y menos en presencia de niños, de mujeres embarazadas o personas que padezcan alergia o asma.

Aunque en su lugar se aconsejan el uso de velas (pero no de manera habitual), nosotros recomendamos ventilar y purificar el aire con Hyla GST, así como el uso de ambientadores de certificación ecológica. En el mercado existen, aunque cuestan de encontrar.

Tras esta investigación las asociaciones de consumidores de España, Bélgica, Italia y Portugal han presentado los resultados a la Comisión Europea reclamando una legislación que fije un límite de emisiones y obligue a mostrar en el etiquetado las condiciones de uso y riesgos que pueden suponer estos productos para la salud.

Además, han pedido que se controlen los aceites e inciensos en el mercado y que se retiren de él aquellos con un nivel de emisiones elevado.

El grave problema de la acidificación de los oceanos

Según las conclusiones de un estudio internacional publicado en el último número de la revista Science, aparte del calentamiento global, otro efecto adverso del CO2, es que está alterando la química de las aguas de los mares y océanos, conduciéndolos hacia una progresiva acidificación.

El problema es que esta acidificación de los oceanos conlleva importantes repercusiones para los organismos y ecosistemas marinos. La acidificación marina ocurre a medida que se realiza la quema de combustibles fósiles, que acaban disolviéndose en los mares. Más del 30% de las emisiones antropogénicas de CO2 pasa directamente a los océanos, que se van volviendo cada vez más ácidos.

En este estudio, han participado investigadores del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), de la Institució Catalana de Recerca i Estudis Avançats (ICREA) y de la Universidad Autónoma de Barcelona (UAB), y se pone de manifiesto la magnitud y gravedad del cambio antropogénico que está sufriendo la química marina.

Según los autores, aunque en los últimos 300 millones de la historia de la Tierra la química oceánica ha ido sufriendo cambios profundos, ninguno de éstos procesos parece haber sido a la vez tan rápido, de tanta magnitud y tan global como el que se está produciendo en la actualidad.

Este proceso de acidificación perjudica a las formas de vida marina, interfiriendo en el desarrollo de especies que construyen caparazones o esqueletos de carbonato cálcico, como los corales o los moluscos. También afecta a especies del fitoplancton, eslabón esencial de las pirámides tróficas marinas. De ellas dependen peces, crustáceos y muchísimas especies más.

De hecho, el calentamiento, la acidificación y la desoxigenación, son presiones medioambientales que están afectando de manera global los océanos actuales. Estas presiones, que también se han producido en el pasado, aunque tal como hemos apuntado antes, 10 veces más lentas que en la actualidad, han provocado grandes extinciones de especies en la Tierra.

Por lo que, tal como concluye Patrizia Ziveri, investigadora de la UAB, “A la vista de los impactos que detectamos a través del registro fósil, no queda ninguna duda de que deberíamos atacar cuanto antes el problema desde su raíz, adoptando medidas para reducir inmediatamente nuestras emisiones de CO2 en la atmósfera”.

Lo que no debemos tirar en el WC

Un simple gesto como el de tirar la cadena para hacer desaparecer lo que haya en el váter, nos tiene que hacer conscientes que aquello que aparentemente se volatiliza, son una fuente de contaminación importante por los malos hábitos de algunos ciudadanos. Ya sea por desconocimiento o por desinterés.

Ya que no sólo son una grave fuente de contaminación las industrias o los automóviles, también el sinfín de objetos, líquidos y sustancias tóxicas que deberían eliminarse de otro modo. Elementos que dificultan el tratamiento de las aguas fecales, si fuera el caso de existir depuradoras. Ya que no siempre es así.

Entre otros objetos más comunes que se tiran por el váter están las toallas húmedas, la lejía, que se podría substituir perfectamente por el vinagre blanco, los condones, los pañales, el amoníaco, los medicamentos, los cigarrillos, las pinturas, los disolventes, los detergentes y los jabones.
También se tiran por el WC sin miramientos, las grasas y los aceites alimentarios, pero también los de los coches. Muchos pesticidas y tratamientos para las plantas, así como también insecticidas, animales muertos, gasas, jeringuillas y un largo etcétera.

Con estas acciones se contaminan ríos y mares, afectando al medio ambiente y a los ecosistemas y al fin y al cabo, afectando también a nuestra salud y a la del resto de animales.

Cómo reducir nuestra exposición al Bisfenol A (BPA)

Como ya dijimos en nuestro último post, el Bisfenol o BPA puede estar asociado a enfermedades como la diabetes, el asma, la obesidad, la infertilidad, el cáncer de mama y de próstata, los problemas cardiovasculares, a alteraciones en el desarrollo neurológico y cerebral y a los trastornos del comportamiento.

La Agencia de Alimentos y Medicamentos de EEUU (FDA) ha elaborado una lista de recomendaciones para minimizar e incluso evitar la exposición de Bisfenol A o BPA a los consumidores:

1. Buscar alternativas a los productos enlatados.

Las conservas que se pueden encontrar en envases de lata, se pueden sustituir por las de cristal. Ya que el revestimiento usado en las latas, puede filtrarse en el interior del alimento o bebida. En casos de líquidos, sopas y salsas existe aún más peligro.

Por lo que la FDA recomienda consumir alimentos y bebidas enlatadas, lo menos posible.

2. Buscar alternativas a los envases de plástico.

Existen muchas alternativas a los envases de plástico, en las que se incluyen el vidrio, la cerámica, la madera o el acero inoxidable. Además de ser productos más duraderos, reducen la generación de residuos, además de la exposición al Bisfenol A (BPA).

Por ejemplo, en el caso del aceite embotellado, es muy recomendable substituirlo por envases de vidrio, ya que el BPA tiene una tendencia especial a filtrarse en este producto.

3. Tener en cuenta el código de reciclaje de las botellas

Los bebés y los niños son el grupo poblacional con más riesgo para su salud, por eso debemos estar atentos al código de reciclaje de las botellas, que indican qué tipo de plástico se ha usado para su fabricación.

Se encuentra en la parte inferior del recipiente (código de identificación de resinas) y nos permite identificar su presencia:

– Aquellos que contienen más trazas de Bisfenol A (BPA) son aquellos con los números 7, 3 y 10.

– Los plásticos que no contienen BPA, ftalato, ni poliestireno expandible son aquellos que indican los códigos de reciclaje número 1 (Pete), 2 (HDPE), 4 (LDPE), y 5 (PP), según la Unidad Especial de Salud Ambiental Infantil (PEHSU) de EEUU.

4. Evitar aquellas botellas que se rayan y los recipientes de plástico que se calientan.

Es importantísimo, así lo recomienda la FDA, evitar el consumo de aquellos alimentos que se calientan en envases de plástico en el microondas. Así como también, hervir biberones de plástico, hechos con Bisfenol A (BPA). 

Además, cuanto más altas sean las temperaturas más fácilmente se liberará y filtrará en los alimentos este producto químico.

Otro factor importante es no beber el líquido de botellas de plástico que se han quedado por ejemplo en el coche, después de calentarse por el sol.

5. No reutilizar demasiadas veces las botellas de plástico

La frecuente reutilización de botellas de plástico para beber, como es el caso de las utilizadas por los deportistas, si es prolongada en el tiempo, liberan más fácilmente el Bisfenol A (BPA).

El BPA, peligroso cancerígeno de uso muy común

El bisfenol A o BPA, es un producto químico que se usa en la fabricación de todo tipo de plásticos policarbonatos, en CDs, en latas de alimentos o de bebidas, en botellas de agua, en recibos de compras o extractos bancarios e incluso en biberones para bebés.

La preocupación en el uso de esta sustancia proviene de numerosos estudios realizados, entre los que destacan los de la prestigiosa revista científica de la American Medical Association.

En estas investigaciones se concluye que, incluso a niveles muy bajos de concentración, el BPA puede estar asociado a enfermedades como la diabetes, el asma, la obesidad, la infertilidad, el cáncer de mama y de próstata, los problemas cardiovasculares, las alteraciones en el desarrollo neurológico y cerebral y a los trastornos del comportamiento.

Es tan habitual su presencia en los productos que utilizamos diariamente que un estudio del Centro para el Control y Prevención de Enfermedades de EEUU (CDC, por sus siglas en inglés) afirmó que más del 90% de los americanos tienen trazas en su organismo de esta sustancia.

Por otro lado la Agencia Nacional de Seguridad Sanitaria de Francia (Anses) ha asegurado que el BPA puede ser altamente dañino para las generaciones futuras, especialmente en lo que se refiere al cáncer de pecho.

La Autoridad Europea para la Seguridad Alimentaria (AESA) publicó este mes de julio pasado un informe donde alertaba que son los niños entre 3 y 10 años los más expuestos al Bisfenol A.

Además, señalaba que un 23% de las mujeres embarazadas están expuestas a niveles del compuesto potencialmente peligroso, por lo que sus hijos tendrán más posibilidades de sufrir cáncer de pecho cuando crezcan.

Mientras Europa aún no ha llegado a un consenso, España a día de hoy aún no ha prohibido la sustancia. En cambio, el Senado francés ya declaró ilegal este compuesto el pasado octubre del 2012.